La semilla

images (1)

Un anciano le dio una semilla a su discípulo y le pidió que la plantara en su jardín..al pasar el tiempo este volvió a ver a su maestro y le dijo.¿ plante la semilla como me dijiste, y esta no ha dado ningún brote, como puede ser esto si la he cuidado como tu me has dicho que lo hiciera?.. El maestro le explico que el le había dado una semilla golpeada.. el discípulo furioso le contesto, como es posible me has hecho hacer el ridículo ante mis compañeros y trabajar en vano.

Entonces el maestro le dijo:

Los niños son como semillas. Tenemos un potencial inmenso cuando nacemos, como si fuera un árbol de vida capaz de alcanzar las mayores alturas.Pero si nuestros padres o quienes nos rodean  golpean la semilla, es decir nos maltratan , nos humillan, nos violentan y no nos valoran ni nos dan cariño, la semilla no germinará. A lo sumo, si crece, producirá un árbol débil y limitado. Sin embargo, a diferencia de las semillas, los seres humanos que han sido golpeados de niños si pueden crecer, desarrollarse y ser felices. Pero para lograrlo necesitan conocerse a si mismos, tomar conciencia de su pasado y de como los afecta el presente, tal ves la primera semilla de la felicidad es el auto conocimiento….¿QUIEN SOY? ¿DE DONDE VENGO?, Y ¿HACIA DONDE QUIERO LLEGAR?.

Pensemos por un segundo en nuestra infancia y en los momentos en que nos sentimos golpeados y maltratados como esa semilla…y nos daremos cuenta de donde viene el problema de lo que esta mal en mi hoy… quizás al reconocer que es lo que me golpea pueda cambiarlo y lo mas importante pueda aprender de ello.

cropped-cropped-ECOLOGIAmedio_ambienteplanetamanosplaneta_en_las_manosnaturalezatierra-1.jpg

Cuando se quien soy y de donde vengo, nuestra alma, está completamente libre de rabias del pasado y de recuerdos que me dan pena o dolor, soy inmune a la crítica, no le temo a ningún desafío y no me siento inferior a nadie. Y, sin embargo, soy humilde y no me siento superior a nadie, porque soy consciente de que todos los demás son el mismo yo, el mismo espíritu con distintos disfraces. O sea todos venimos del mismo lugar, hijos de un ser supremo.

2 pensamientos en “La semilla”

Deja un comentario